¿Por qué hablar de recursos motivadores?

Existe una educación que llamamos emocional y que no siempre tenemos claro cómo utilizarla o realmente para qué sirve, así como su importancia en el proceso de enseñanza – aprendizaje. A grandes rasgos podríamos decir que es la habilidad para tomar consciencia de nuestras propias emociones y de las de los demás y la capacidad para regularlas.

Ahora como madre y educadora me doy cuenta de lo difícil que es educar y saber utilizar las palabras apropiadas en distintas situaciones, sabiendo que del grado de autoestima dependerá su desarrollo en el aprendizaje, en las buenas relaciones, en las actividades y en cierta manera en su capacidad para ser feliz.

Por eso debemos partir de la inteligencia emocional a la hora de trabajar la motivación con nuestros/as hijos/as o alumnos/as. Pero antes de dar algunas claves que nos ayuden en esta compleja tarea debemos saber qué se entiende por motivación.

inteligencia_emocional_motivación

La Motivación abarca muchos aspectos y es difícil tener sólo un significado para definirla. En el niño/a es un proceso interno que depende de la curiosidad o interés que tenga por su entorno, donde los padres/madres y familiares juegan un papel fundamental. En el ámbito de la enseñanza, la motivación hace referencia a factores que incitan al alumno/a a mostrar interés por las explicaciones del profesor/a, en donde el niño/a motivado hará preguntas y colaborará activamente en clase. La ausencia de motivación hace que la tarea del profesor/a sea realmente complicada.

Según los expertos, para poder entender la motivación un poco mejor podemos hablar de tres grandes deseos.

Clasificación de los tres deseos

1-El deseo de bienestar personal: cuando intentamos aprender y lo conseguimos reforzamos la idea positiva de nosotros/as mismos/as. Esto facilitará que continuemos aprendiendo al potenciar así nuestra autoestima.

2-El deseo de ser aceptado y formar parte de un grupo: esto se relaciona con aspectos como la sensación de aprobación y de aceptación percibida respecto a otras personas. Esta es una motivación social con vínculos respecto a otras personas.

3-El deseo de superación personal: cuando un tema genera especial interés el niño o niña se verá reforzado cuando empiece a adquirir soltura en la materia en cuestión.

Trabajar la motivación de nuestros/as hijos/as o alumnos/as no es una tarea fácil de abordar, pero intentaré dar unas claves para hacerlo de la mejor manera posible.

Claves para motivar

– Sé modelo de motivación, un profesor/a o un padre o madre motivado es un buen ejemplo a seguir. Para transmitir, si lo hacemos de manera apasionada y motivada, conseguiremos el interés y la atención de nuestros interlocutores.

– Dialogar es una parte importante para trabajar la empatía y dejar de lado las discusiones. El diálogo tiene que ser pausado, dando razones y convenciendo sin llegar a gritar ni pelear.

– Transmitir confianza felicitándoles por sus logros conseguidos, sin exageraciones. Es importante este refuerzo positivo, es una manera de que sepan que lo están haciendo bien y en caso de que no sea así, podemos usar palabras o frases como “esto está bien pero podemos mejorarlo”.

– Enseñarle a partir de sus errores, pero desdramatizando, los errores son un punto de partida. Un “no te preocupes, la próxima vez lo harás mejor” puede ayudar en algunas situaciones, pero siempre hemos de observar y ver la reacción para también nosotros mejorar en la motivación.

– Reforzar su persistencia, su voluntad para alcanzar metas y su trabajo personal. Es importante hacerle entender que el esfuerzo y la perseverancia dan sus resultados.

– Trabajar su autoestima valorando sus cualidades y mejorando los defectos. Corregirle los defectos con ejemplos de cómo cambiar actitudes y hacerle ver lo bueno que tiene y potenciárselo.

– Enseñar a tener un espacio ordenado para poder estudiar, jugar o comer es imprescindible. El entorno en el que realicen cada una des sus actividades influirá en la facilidad para alcanzar sus objetivos. Un ambiente que no lo favorezca puede provocar una caída en autoestima no justificada.

– Favorecer y ayudar a desarrollar su ocio. Potenciar y ejercitar sus habilidades sociales.

– Encontrar aquello en lo que realmente se siente bueno/a y apoyarlo/a.

– Favorecer el pensamiento crítico le/la ayudará en su desarrollo personal. Es importante hacerle ver el porqué de las cosas y hacerle pensar como un individuo con capacidad crítica y argumental.

motivación_empatia_intelixencia_emocional

Cada uno de nosotros, dependiendo de la situación particular, bien sea con nuestros hijos e hijas o nuestro alumnado hemos de buscar las herramientas que mejor se adapten a cada situación. Hemos de empatizar con los/as niños/as y encontrar la mejor manera de conectar con ellos/as y hacerles ver las cosas de una manera que les motive. Si lo logramos, habremos avanzado un gran camino de cara a un mayor aprendizaje y sobre todo hacia una mayor actitud y alegría. Lograremos que sean felices aprendiendo. 🙂