En VermisLAB nos gusta realizar todo tipo de proyectos científicos para divulgar el conocimiento de la ciencia y la tecnología entre los/as más pequeños/as. Es por ello que durante estos días de Semana Santa estamos realizando un campamento espacial llamado “Colonizando Marte” en el que los niños y niñas aprenden haciendo todo tipo de proyectos. Realizan desde cohetes espaciales, los trajes y escafandras, cápsulas de oxígeno, diseño de ecosistemas con las bacterias necesarias, viviendas marcianas y hasta entrenamiento espacial.

laboratorio-campamento-marte-vermislab

Con motivo de la celebración de este campamento aprovechamos también para daros algunos datos interesantes sobre nuestro planeta vecino.

Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter…todos aprendimos en la escuela que Marte es el cuarto planeta del sistema solar, orbita en torno al Sol entre La Tierra y Júpiter, y por ahí está también el cinturón de asteroides. También sabemos que su nombre es en honor al dios romano de la guerra por su color rojizo. Pero si queremos entender el porqué de esa ansia de algunos por pisar el planeta rojo, la importancia científica de los datos que desde allí nos envía el robot “Curiosity” desde hace ya más de 2.000 días o queremos jugar a colonizar Marte en un divertido campamento como el que estamos realizando durante estos días, nos vendrá muy bien saber un poco más… así que allá van 8 cosas imprescindibles que hay que saber sobre Marte y alguna más en la que hay que pensar.

1. Marte se puede ver a simple vista

Por eso es conocido desde la antigüedad. Se distingue fácilmente por brillar con bastante intensidad con un tono rojizo. Puede ser confundido con algunas estrellas, como Antares por ejemplo, en la constelación de Escorpio, pero si semana a semana va avanzando por el cielo nocturno, no hay duda de que ahí está. Al ser un planeta irá atravesando poco a poco las constelaciones del “zodíaco”. En este momento no es buena época para verlo (desde España), tendríamos que levantarnos antes de amanecer y mirar hacia el suroeste.

2. Marte tiene dos lunas

O mejor las llamamos satélites. Sus nombres son Fobos y Deimos, son muy pequeños, de menos de 30 km y ni siquiera tienen forma esférica. Fueron descubiertos en 1877. Ambos son asteroides capturados por la gravedad de Marte. Fobos es el más grande, está muy cerca del planeta, a unos 9000 km, y acabará cayendo sobre él…pero dentro de unos cuantos millones de años.

3. En Marte tenemos menos años y también pesamos menos!! 

En efecto, el planeta tarda aproximadamente el doble que la Tierra en dar una vuelta alrededor del Sol, unos 687 días, así que tenemos más o menos la mitad de años marcianos. ¿Será la forma de cómo volver a ser joven? 😉 Además es la mitad del tamaño que la Tierra, por eso su fuerza de gravedad es mucho menor por lo que allí pesaríamos menos del 40% de lo que pesamos en la Tierra!! 😀

4. En Marte también hay estaciones

El eje de Marte, como el de La Tierra, está inclinado, por eso, al igual que aquí, y dependiendo de la inclinación con que llegan los rayos del Sol a su superficie a lo largo del año, hay primavera, verano, otoño e invierno. En Marte puede hacer mucho frío, aunque nunca hace demasiado calor, pues está mucho más lejos del Sol que la Tierra. No, no es buen sitio para veranear… 😛

marte_vermislab_campamento_espacial

Marte. Por NASA and The Hubble Heritage Team (STScI/AURA) [Public domain], undefined

5. En Marte hay tremendas tormentas de arena

La atmósfera es muy fina y liviana, pero a veces se generan fuertes vientos, que superan los 100 km/h, capaces de levantar el polvillo rojizo que cubre casi todo el suelo del planeta. Durante estas tormentas se producen grandes nubes de arena que pueden llegar a cubrir cientos de kilómetros.

6. En Marte hay volcanes y cañones gigantescos

Aunque sea un planeta relativamente pequeño tiene algunas estructuras geológicas enormes y realmente interesantes. Por ejemplo, una de sus montañas, un volcán extinto llamado Olympus Mons, mide 24 km de altura y más de 500 km de diámetro en su base. Es el volcán conocido más grande del sistema solar. Además el famoso Gran Cañón del Colorado, con sus 400 km de longitud y 1,6 km de profundidad máxima, palidecería al lado del enorme cañón marciano llamado Valles Marineris, de más de 4000 km de largo y una profundidad de 8 km. Son estructuras que se ven claramente desde el espacio.

marte_vermislab_campamento_espacial

Rastro de agua. Foto NASA CC

7. En Marte no hay marcianos

Los famosos habitantes de Marte son cosa de novelas y películas, pero el origen de este mito es muy interesante: a finales del siglo XIX, mientras Marte estaba en una posición especialmente buena para la observación, un astrónomo llamado Schiaparelli creyó ver con su telescopio unas estructuras lineales en la superficie del planeta. Las llamó canales. Poco después Percival Lowell, ávido de encontrar vida extraterrestre, construyó un observatorio y a partir de sus propios datos dibujó mapas de Marte donde figuraban redes de canales que supuestamente los marcianos habían construido para transportar agua. Aunque en pocos años otros astrónomos, con observaciones de mejor calidad, desmintieron la hipótesis de los canales, la idea de unos vecinos planetarios con una civilización muy avanzada era demasiado atractiva y empezaron a proliferar las novelas y relatos, algunos muy conocidos, y más adelante por supuesto películas y series de televisión. ¡Gracias Lowell por inspirar tantas historias fantásticas! ;D

8. En Marte SÍ hay agua 

Uno de los detalles que se pueden llegar a ver desde la Tierra son los casquetes polares de Marte. Con la llegada de la primavera o del invierno, el hielo polar retrocede o avanza cada año, pero este hielo es principalmente de dióxido de carbono congelado, no de agua. En el verano marciano este hielo se retira y queda una capa fina de hielo de agua.

Pero no sólo eso, desde hace décadas se sabe que en un pasado lejano hubo grandes cantidades de agua líquida en Marte, se pueden ver la erosión causada por ella y estructuras geológicas que en la Tierra sólo se forman en presencia de agua. Pero desafortunadamente ese agua desapareció de la superficie. Se ha sospechado durante mucho tiempo que una parte permanece congelada en el subsuelo. Recientemente se ha podido observar rastros de agua líquida que bajan por algunas laderas durante los veranos, lo cual elimina por fin cualquier duda acerca de su existencia.

¿Y qué pasa con la vida? Aunque ya sabemos que no existen los marcianos, ¿podría haber vida microscópica en Marte?, ¿es posible la existencia de vida en algún momento pasado o futuro?

A lo largo de muchos años se ha especulado con la posibilidad de que haya bacterias en el subsuelo o en zonas “especiales” del planeta. Aunque hasta ahora se han descartado muchas posibilidades que parecían prometedoras, cada vez se sabe más de cómo se desarrolla la vida en hábitats muy extremos por lo que todavía no se da por imposible encontrarla en Marte.

Hay que pensar también en la posibilidad de contaminación por nuestra parte. Podría ser que, involuntariamente, pudiéramos hacer llegar microbios terrestres que pudiesen proliferar allí e incluso desplazar a los autóctonos… aquí en La Tierra ya ha ocurrido repetidas veces.

Deberíamos preguntarnos si está bien correr ese riesgo, aunque por nuestra parte no nos cabe la menor duda de que un día la humanidad desembarcará en Marte. Esperamos que los futuros científicos que asisten estos días a nuestro campamento espacial, lo harán de manera responsable y teniendo en cuenta todos los factores ambientales que nuestra presencia o la de los organismos que llevemos con nosotros tendrán sobre el planeta. Por lo de ahora lo están haciendo genial!

campamento_espacial_vermislab_marte

capsulas-ecosistemas-marte-vermislab

Escrito por Carmen Castro