Todo el mundo ha escuchado esta frase: educar a través de proyectos. Pero ¿qué significa?, ¿es que no se hace eso?, ¿por qué es algo bueno o por qué está tan de moda?, ¿hay otras alternativas?, ¿lo de antes estaba mal?,  ¿hay precedentes que avalen esa metodología? A estas y a otras preguntas trataremos de dar respuesta en este artículo, aportando nuestra opinión derivada de la experiencia de nuestro proyecto.

El aprendizaje mediante proyectos es simplemente un cambio en la metodología educativa tradicional. Consiste en enfocar la educación de una manera más global observando el aprendizaje como materias interconectadas y no como asignaturas separadas. Esa conexión de los contenidos se realiza a través del desarrollo de proyectos que engloban el aprendizaje de diversas materias (matemáticas, tecnología, lenguaje, ciencia…). De esta forma los/as alumnos/as aplican el contenido a un proyecto y les hace entender de una manera más sencilla y práctica la utilidad de los contenidos que están recibiendo.

¿Es que antes no se hacía?

Pues sí. El aprendizaje por proyectos siempre se ha hecho aunque quizás no como metodología en sí misma, sino como parte puntual de diferentes asignaturas. En general, siempre se han realizado proyectos dentro de cada una de las asignaturas o temas curriculares. Lo novedoso, o lo que hoy en día hace que se hable tanto del tema, es que este aprendizaje no pone lineas o barreras correspondientes a cada asignatura, sino que enseña en relación a las necesidades que plantea el proyecto de cara a su resolución. El proyecto es el centro a través del cual convergen las diferentes temáticas y no al revés.

¿Por qué es algo bueno?

El aprendizaje a través de proyectos es algo bueno porque genera un mayor interés y comprensión por parte del alumnado. Facilita el aprendizaje del proceso de resolución de problemas y, sobre todo, los chicos y chicas entienden porqué se hace algo. Pongamos un ejemplo que hemos realizado con nuestros/as alumnos/as:

El profesor o profesora plantea a sus alumnos y alumnas el reto de diseñar por equipos el aula en la cual se va a desarrollar el curso para que sea práctica, útil y cómoda para el profesorado y el alumnado. En el desarrollo del proyecto los chicos y chicas desarrollan múltiples capacidades.

  • La visualización. Visión integral con objetivos y oportunidades
  • El planteamiento del proyecto y la división en partes. Organización por equipos
  • Análisis de factores que intervienen (objetos y personas). Empatía, colaboración y trabajo en equipo
  • El diseño (dimensiones y organización). Dibujo y matemáticas
  • El prototipado (realización de maquetas). Materiales y creación
  • La presentación. Exponer su proyecto e ideas, razonamiento y debate

Y así podríamos añadir muchos más temas que son tratados transversalmente en la realización del proyecto. Pero quizás, lo más importante es que les ayuda a visualizar el objetivo y el porqué de cada uno de los pasos a seguir, aumentando así su interés.

proxectos_deseño_espazo_aula_vermislab

¿Hay algún ejemplo que avale esta metodología?

Existen muy buenos ejemplos en escuelas de nuestro país en el que cada vez y poco a poco se van integrando nuevas metodologías de trabajo. Pero quizás el caso más conocido por todos es el de la educación en Finlandia, donde esta metodología se está imponiendo poco a poco y a la cual los resultados excelentes la avalan. Una breve búsqueda en internet nos permitirá encontrar buenos ejemplos.

Entonces, ¿todo lo de antes estaba mal?

Ni mucho menos, la educación que conocemos como tradicional, ha dado grandes frutos y grandes genios pero, como todo, ha de ser flexible y ha de evolucionar con los tiempos y la sociedad en la cual se desarrolla. Está más que dicho que el acceso a la información de las nuevas generaciones ha cambiado y con ello ha de cambiar la manera de aprender. Hoy más que nunca la motivación del alumnado, el trabajo en equipo y la resolución de problemas han de ser pilares sobre los que gire la educación, los profesores han de pasar a ser guías que ayuden a cada alumno o alumna a cómo aprender de la mejor manera.

Para nosotros el aprendizaje a través de proyectos es una realidad. Desarrollamos programas basados en proyectos que ayudan a desarrollar de manera transversal múltiples capacidades y sobre todo buscan la motivación del alumnado. También sabemos que esto ha de ir acompañado por el buen hacer, por todos los valores éticos y morales, por una buena educación familiar y muchas otras cosas que la educación tradicional nos ha aportado. Hemos siempre de ser flexibles y desarrollar una metodología que nos permita adaptarnos a casos particulares y, sobre todo, estar siempre dispuestos a cambiar para mejorar.

No debemos olvidar nunca que todo alumnado es diferente y que las herramientas y metodologías las creamos nosotros como docentes, por tanto, también podemos modificarlas y usarlas de la mejor manera posible.