Pocas cosas hay tan satisfactorias como cultivar tus propios tomates para después preparar una rica ensalada con ellos. Esta es una de las mejores partes de tener nuestro propio huerto, pero los beneficios van mucho más allá. Comencemos por el principio, sabemos que es realmente un ecohuerto urbano? 

Un ecohuerto urbano o huerto urbano ecológico, como bien indica el nombre, es un espacio pequeño con tierra situado en la ciudad donde se cultivan a pequeña escala y de manera sostenible hortalizas y plantas medicinales. Su principal característica es que la producción de alimentos es completamente natural, sin productos químicos añadidos.

 

¿Por qué cultivar tu propio ecohuerto?

Los motivos para comenzar nuestro propio ecohuerto son muchísimos. Os dejamos aquí 10 aunque seguro que hay muchos más, ¿se te ocurre alguno? 😀

1- El placer y la satisfacción de comer algo que tu mismo cultivaste.

2- Disponer de hortalizas frescas y sin pesticidas en tu propia casa.

3- Ayudar al medio ambiente plantando tus propios alimentos de manera sostenible reduciendo así el impacto ambiental.

4- Tomar consciencia del ritmo de la naturaleza al ir siguiendo el crecimiento desde la siembra hasta que salen los frutos.

5- Aprender con nuestras propias manos las técnicas básicas de cultivo, cuáles son las verduras de temporada y los cuidados que precisa cada una.

home_no_horto
Fuente: Food&Travel

6- Aprovechar los residuos orgánicos para hacer compostaje, que servirá como nutriente para nuestras plantas.

7- Disfrutar de un momento relajante y divertido en contacto con la naturaleza solo o con la familia.

8- Un pequeño huerto urbano bien cuidado es muy bonito y queda muy bien en la terraza o en el jardín de nuestra casa.

9- Ahorro en la compra del supermercado y, al ser un huerto ecológico, no tenemos gastos en productos químicos.

10- Poder preparar una gran comida con nuestras hortalizas e invitar a nuestros amigos.

Cómo comenzar nuestro propio huerto ecológico

Bien, ahora que ya tenemos motivos más que suficientes para decidirnos a cultivar nuestras propias hortalizas, veamos por donde debemos comenzar.

  • El primer paso es saber donde lo vamos a tener. Una opción sería en un espacio de uso público municipal habilitado para eso. Para poder conseguir una parcela tenemos que presentar una instancia dentro de los plazos en nuestro ayuntamiento. Santiago de Compostela fue uno de los municipios pioneros en la puesta en marcha de los huertos urbanos y hoy ya consta con más de 250 parcelas en los distintos barrios. Es cierto que hay lista de espera, pero no es muy complicado hacerse con una concesión.

Otra opción es tener una zona de cultivo en nuestra casa. Si tenemos la suerte de tener una terraza grande o jardín ya es perfecto. Sino, podemos habilitar una zona en el balcón o cerca de un ventanal que tenga por lo menos 5 horas de sol al día. Este es un lugar ideal para colocar nuestro invernadero inteligente

  • Después debemos elegir qué queremos cultivar y consultar un calendario de siembra. Conocer cuándo tienen que plantarse las distintas plantas y cuál es su tiempo de crecimiento y maduración es imprescindible, así como sus condiciones más favorables. 
  • Llegados a este punto debemos preparar el espacio y todo el material que vamos a necesitar. Debemos elegir los recipientes donde vamos a sembrar; jardineras, macetas o mesas de cultivo, dependiendo del espacio disponible y del presupuesto. Puede resultar difícil comenzar desde cero, por eso recomendamos páginas como Pinterest donde puedes encontrar grandes ideas para inspirarte en el diseño de tu huerto. 

horto_na_casa

Fuente: Cultura decó
  • Una vez tenemos las semillas plantadas debemos cuidar de ellas y regarlas cuando lo necesiten. No debemos olvidar que tener un huerto ecológico requiere tiempo y dedicación constante. 
  • Finalmente, toca tener mucha paciencia, observar como maduran los frutos y no cogerlos antes de tiempo 😉

El huerto como recurso didáctico

Son tantos los beneficios de cuidar de un huerto que muchas escuelas ya lo incorporan en su programación escolar. El huerto escolar es un gran recurso educativo para adquirir nuevos conocimientos de manera transversal y trabajar muchas de las competencias básicas. Acercar a los niños y niñas al mundo de la agricultura de manera experimental permite que consoliden muchos conceptos aprendidos en la clase sobre la flora, la formación del suelo o el clima, por ejemplo. Pero lo más importante es que fomenta el trabajo en equipo, la responsabilidad, el esfuerzo, la constancia y, por supuesto, la sostenibilidad ecológica y el respeto por la naturaleza.

horto_escolar

Tener un ecohuerto, aunque sea en un rincón de nuestra propia casa, es una de estas cosas que tienen que hacerse por lo menos una vez en la vida. Como dijimos es una actividad muy divertida con muchísimos beneficios. Ahora solo queda encontrar tu motivo y ponerte manos a la obra, o mejor, ¡manos a la huerta!

 

Bibliografía
  • Concello de Santiago. Normativa xeral. Ordenanza reguladora do uso de hortas municipais.  http://santiagodecompostela.gal/medi/tramites/Normativa_Municipal/1._Ordenanzas_Xerais/Contratacion/Ordenanza_reguladora_do_uso_de_hortas_municipais.pdf
  • Consejeria Agricultura, ganadería, pesa y desarrollo sostenible. Junta de Andalucía.  Ecohuerto. https://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/site/portalweb/menuitem.220de8226575045b25f09a105510e1ca/?vgnextoid=1073d756d6359310VgnVCM1000001325e50aRCRD&vgnextchannel=dabed756d6359310VgnVCM1000001325e50aRCRD
  • Plantea. Cómo hacer un huerto urbano en casa. https://www.planteaenverde.es/blog/como-hacer-un-huerto-urbano-en-casa-3/