¿Qué entendemos por la educación ambiental? ¿Realmente estamos concienciados con lo que hacemos por el medio ambiente? ¿El ser humano es capaz de vivir en la naturaleza sin destruirla? 

Hay millones de preguntas que realmente son difíciles de contestar por lo que está ocurriendo en nuestro mundo. La destrucción de los ecosistemas es algo que se nos da muy bien y no somos realmente conscientes del daño que hacemos. Estamos rodeados de basura por todas partes y en vez de intentar concienciarnos de verdad y tomar medidas realmente hacemos muy poco.

Educación ambiental para mejorar nuestro mundo

Lo ideal sería que el día mundial de la educación ambiental no existiera, porque supondría que todos los humanos seríamos conscientes del frágil planeta con ecosistemas en el que vivimos, saliendo de nosotros mismos los actos de cuidarlo, aunque solo fuera de una manera egoísta.

Pero lo cierto es que actualmente esto no sucede, por lo que días como este son importantes para dar un paso más en la concienciación, de pequeños y mayores, sobre la importancia de cuidar este planeta, siendo responsables de nuestras acciones a nivel medioambiental.

Basura terrenal y basura espacial

Pues no contentos con manchar, destruir y llenar de basura nuestro planeta resulta que ya tenemos basura espacial, pero ¿sabéis lo que es?

basura_espacial_mundo

Fuente: Cadena SER

Si buscamos en la Wikipedia encontraremos que se le llama basura espacial o chatarra espacial a todo tipo de objetos artificiales que no tienen una utilidad y que orbitan la Tierra. En esta basura podemos encontrar desde restos de cohetes y satélites viejos, a restos de explosiones o restos de componentes de cohetes en formato polvo e incluso pequeñas partículas de pintura. Pero no solo eso, también se encuentra basura espacial en asteroides y planetas en los que ni tan siquiera hemos aterrizado. Es tan grave el problema que ya hay países intentando poner alguna solución.

La ONU (la Organización de las Naciones Unidas), alerta de que hay miles de toneladas de chatarra que amenazan, entre otras cosas, las comunicaciones. Por otro lado, la ESA (Agencia Espacial Europea) comenta que desde el comienzo de la carrera espacial (por el año 1957) han quedado en órbita más de 750.000 objetos.

La NASA ha registrado caídas de piezas de esta basura espacial a la tierra, se calcula que entre unas  50 y 100 toneladas al año. Normalmente caen al mar, pero podrían caer en cualquier parte, con lo que tenemos una amenaza constante de la que realmente no somos conscientes.

La situación es alarmante y además no va a menos. Toda esa basura orbitando pone en peligro los satélites y hay muchas posibilidades de que se produzcan averías o se destruyan, con unas consecuencias nefastas para nuestra sociedad tan dependiente de esta tecnología. Si lo pensamos un poco ¿quién podría vivir sin teléfono? ¿quién podría vivir sin internet?

uso_tecnologia

A esto habrá que sumarle que las grandes compañías privadas de telecomunicaciones tratarán de colocar megaconstelaciones de satélites para abaratar costes y quedarse con el mercado de las comunicaciones, aumentando la basura espacial e incrementando la contaminación lumínica, lo que hará más difícil el estudio del espacio.

Trabajando por el medio ambiente

La comunidad internacional trabaja para preservar el espacio como bien común de la humanidad para las generaciones futuras, impulsando que los estados y las empresas adopten medidas voluntarias para mitigar la creación de residuos. Aunque lo cierto es que esto resulta por el momento bastante utópico, se invierte tiempo y recursos pero no se encuentra una solución a largo plazo.

Estamos perdiendo realmente la visión de lo importante: el planeta pide ayuda a gritos y no nos molestamos en oírlo. ¿Tendrá que empezar a llovernos basura delante de nuestras casas para que le prestemos atención? Debemos y estamos en la obligación de educar y reeducar a todos los ciudadanos para paliar la destrucción del planeta, es lo que tenemos, es donde vivimos y es lo que dejaremos en herencia. Por eso el día de la educación ambiental es fundamental, pero más importante es celebrar este día cada día con pequeñas acciones que reduzcan nuestro impacto en el planeta. ¿Empiezas hoy? 🙂